Conocer, concienciar, gestionar y prevenir la soledad de las personas mayores, claves para disminuir sus consecuencias negativas


Isabel Fernández Morales, Envejecimiento en red

El 22% de todos los mayores viven solos, casi dos millones de personas, de los cuales dos terceras partes son mujeres.  (Consultar Vivir en pareja sola es la forma de convivencia más común entre personas mayores). Si bien es verdad que hay mayores que
desean vivir solos, lo cual puede ser un indicador de éxito, independencia y
bienestar, muchos mayores manifiestan esta soledad con angustia. La soledad no deseada afecta a la salud y a la calidad de vida de las personas mayores.  Tal como están demostrando diversos estudios científicos la soledad no deseada es un factor de riesgo para la salud (Cómo afecta la soledad a la salud). Sentirse solo (Sentirse solo es peor para la salud que estar solo) está relacionado con la salud mental,  la depresión, el deterioro cognitivolas probabilidades de sufrir un ataque de corazón y la mortalidad de las personas mayores, entre otras consecuencias negativas.

En primer lugar, conviene conocer las cifras y su evolución, y después concienciar sobre este problema para pasar a desarrollar estrategias o iniciativas que lo solucionen.

hand-2906416_1920

Las cifras

Aunque en España efectivamente el 22 % de las personas mayores de 65 años viven solas esto no implica que se sientan solas. La realidad es que se puede estar solo, aislado y marginado y no existir soledad y viceversa. A veces la soledad es una elección, incluso enriquecedora, pero otras veces la soledad es un sentimiento muy doloroso para quien no lo desea. Y el riesgo aumenta con la edad. Cada año hay más hogares unipersonales formados por una sola persona mayor. Parece interesante señalar que así como en el resto de edades la soledad suele ser masculina, entre las personas mayores es mayoritariamente femenina.

Vivir solo no significa sentirse solo, según encuestas del IMSERSO y el CIS (ver resumen y acceso a datos en Amigos de los mayores) un 59% de las personas mayores que viven solas han expresado tener sentimientos de soledad negativos y sentir aislamiento. Además  el 21% de las personas mayores de estos estudios responden que pasan el día fundamentalmente solas.

Mientras, la proporción de personas mayores que viven en soledad, entendida como una de las formas de convivencia en el hogar, alcanza el 32,2% en Europa.

Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, 11 millones, o el 28% de las personas de 65 años o más, vivían solas en el momento del censo.

Además, cada vez más adultos no tienen hijos, al menos en los países desarrollados; lo que significa que hay menos miembros potenciales en la familia que brinden compañía y atención cuando envejezcan.

Algunas estrategias y programas para paliar la soledad de los mayores

Conocíamos en septiembre que el Imserso ultima una Estrategia Nacional de Mayores  que contempla también acabar con el estigma de la soledad.   A la espera de la presentación del documento, que estaba previsto para este último trimestre de 2017,  estas son algunas de las intervenciones más desarrolladas en nuestro país para afrontar la soledad no deseada de las personas mayores:

A través del voluntariado encontramos programas de concienciación y acompañamiento de personas mayores en su domicilio o en la residencia como los que pone en marcha Amigos de los mayores o Cruz Roja con su programa Enrédate, entre otros. Programas que ayudan tanto a los que son acompañados como a los propios voluntarios, muchas veces también personas mayores que están solas y encuentran en esta labor amistad, compañía y un sentido a sus vidas. Además,  otra tendencia son las iniciativas que pretenden recuperar la vida en comunidad, los vínculos vecinales y el barrio como espacio de convivencia con las personas mayores como protagonistas, como es el caso del programa Grandes vecinos de la Fundación Amigos de los Mayores. 

El Imserso decidió en el 2009 pro­mover el Proyecto Piloto «Cerca de Ti»  dirigido a combatir la soledad en las personas mayores. En 2010 se publicó el informe en el que se recogen los resultados de la evaluación del proyecto piloto “Cerca de Ti”.  Algunas de las conclusiones destacaban que “Los mayores afirman que desde que reciben las visitas y el acompañamiento de los voluntarios se sienten mejor, tienen mejor ánimo y menos sentimiento de aislamiento.”  También que “Los profesionales consideran el uso de las nuevas tecnologías, especialmente las comunicaciones móviles, como un complemento facilitador en la prestación de los servicios, gestión y coordinación del servicio de acompañamiento del Proyecto “Cerca de Ti”.

Mayores en entornos residenciales

Podemos destacar otras iniciativas, tales como intervenciones dirigidas a personas que residen en instituciones que muchas veces sufren el aislamiento de su entorno habitual y la falta de contacto con su familia y vecinos de toda la vida (Más información Programas para combatir la soledad en las personas mayores en el ámbito institucionalizado: una revisión de la literatura científica).

Porque aunque muchas personas mayores acuden a una residencia para no sentirse solas, a veces en ese entorno fuera del hogar propio se sienten solas. Más de la mitad de las personas mayores institucionalizadas manifiestan sentimientos de soledad. Aunque la amistad dentro de los residentes está poco estudiada.

En estos entornos se promueven intervenciones basadas en terapias asistidas con animales, contactos con familiares a través de videoconferencia, talleres de jardinería y/o horticultura, terapias de reminiscencia, terapias de humor, intervenciones cognitivas y programas de ejercicio físico. Los resultados demuestran que los programas de intervención son efectivos para reducir el sentimiento de soledad. En este ámbito parece que lo más interesante en promover actividades grupales donde los participantes puedan interactuar y formar lazos de unión.

Otros artículos de interés

Anuncios

Los mayores LGTB no se sienten visibilizados ni reconocidos


Isabel Fernández Morales, Envejecimiento en red

La realidad de las personas mayores LGTB, sigla compuesta por las iniciales de las palabras lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, no es demasiado conocida. Diversas asociaciones e iniciativas tratan de dar a conocer su situación y sus necesidades. En la semana del WorldPride2017 dirigimos nuestra mirada a este colectivo en el que los más mayores no se sienten visibilizados.

Leía estos días una tesis doctoral de la trabajadora social Marina García (Vejez y homosexualidad), presentada en la Universidad de Murcia en 2015, y que se ha dedicado al estudio de la vejez y la homosexualidad. Pues bien, decía que la diversidad sexual en la vejez ha aparecido hace bien poco en los estudios sociológicos y han sido las propias personas mayores lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales  quienes han impulsado y traído a la arena institucional, académica y de atención pública este campo de estudio, llamando la atención acerca de la necesidad de reconocimiento en los servicios públicos sobre sus especificidades.

Muchos mayores de hoy no pudieron vivir su identidad sexual cuando fueron jóvenes, pues les tocó una época especialmente represiva.

Precisamente les tocó vivir una época de gran represión durante la dictadura, muchos no se atrevieron a visibilizarse públicamente, por temor a ser apresados o marcados socialmente.  Algunas personas mayores gais y lesbianas mantienen vivo el temor al rechazo vivido anteriormente y evitan relacionarse en público con personas  abiertamente homosexuales.

Además muchos se sintieron apartados en su momento por sus propias familias,  y ahora al ser mayores se encuentran muchas veces más solos, sin pareja, sin pensión de viudedad por ejemplo, sin relaciones familiares e incomprendidos por la sociedad. E incluso, al ser mayores, por su propio colectivo, que ha vivido de espaldas a la vejez y rechazándola.

Ese aislamiento les lleva en muchos casos a sufrir de gran precariedad económica y social.

Hoy día muchos tampoco sienten que puedan vivir de forma natural su orientación sexual e identidad sexual o de género en libertad, por ejemplo, en instituciones como ciertas residencias de mayores.

Leer el resto de esta entrada »


Vivir en pareja sola es la forma de convivencia más común entre personas mayores


Versión pdf

Antonio Abellán García, Alba Ayala García. Departamento de Población, CSIC. Rogelio Pujol Rodríguez. Instituto Nacional de Estadística.

La forma de convivencia más común entre las personas mayores (65 y más años), residentes en viviendas familiares, es la de pareja sin hijos y sin otros convivientes, es decir, pareja sola (40,7%, 2016), bien porque los hijos se han emancipado (nido vacío), o porque no los tuvieron, o por otras causas. También destaca la importancia de los hogares unipersonales: las personas que viven solas alcanzan el 22,9% de todos los mayores y suman 1,9 millones. Siguen a continuación el resto de las formas de convivencia (pareja con hijos, pareja con hijos y otras personas, monoparentales, otras situaciones) (Figura 1).  Estos datos proceden de la Encuesta continua de hogares 2016, difundida el  5-4-2017 por el Instituto Nacional de Estadística.

personas 65+ según tipo de hogar 1991 2016

Leer el resto de esta entrada »


El estado de la población mayor en España, 2017


Antonio Abellán García, Alba Ayala García. Departamento de Población, CSIC.Rogelio Pujol Rodríguez.

Texto completo del Informe 2017. Actualizado el 16-2-2017

En este post destacamos solo algunos de los datos recogidos en el Informe “Un perfil de las personas mayores en España, 2017. Indicadores estadísticos básicos” (48 páginas), publicado recientemente (31-1-2017). El informe completo contiene 41 figuras y 34 tablas.

Demografía

– Según los datos del Padrón Continuo (INE) a 1 de enero de 2016 hay en España 8.657.705  personas mayores (65 y más años), el 18,4% del total de la población (46.557.008). Se constata un aumento respecto al año anterior, en una población total que disminuye. Aumenta en mayor medida la proporción de octogenarios.

evolucion-poblacion-mayor-2016-66

– El sexo predominante en la vejez es el femenino. Hay 4.940.008 mujeres y 3.717.697  hombres.

–La generación del baby-boom iniciará su llegada a la jubilación en torno al año 2024. La presión sobre los sistemas de protección social continuará aumentando y será muy notable en la década de los 40.

proyecciones-piramides

Leer el resto de esta entrada »


Una de cada tres personas mayores vive sola en Europa


Pablo Otero Osuna. Convenio de Prácticas UAM-CSIC. Antonio Abellán García. Departamento de Población, CSIC

La proporción de personas mayores que viven en soledad, entendida como una de las formas de convivencia en el hogar, alcanza el 32,2% en Europa, con tendencia a la estabilización. En España vive en soledad el 24,1% de los mayores. Existe una diferencia de 16 puntos entre los países con valores más elevados y los de menor soledad (Figura 1).

formas-convivencia-europa-2015-ambos-sexos

Leer el resto de esta entrada »


Las personas mayores viven fundamentalmente en pareja o en soledad


Versión pdf

Antonio Abellán García, Rogelio Pujol Rodríguez. Departamento de Población, CSIC

La forma de convivencia más común entre las personas mayores (65 y más años) que viven en viviendas familiares es la de pareja sin hijos y sin otros convivientes, es decir, en pareja sola (41,0%) (Figura 1).  Sin embargo destaca la importancia de los hogares unipersonales: las personas que viven solas alcanzan el 22,5% de todos los mayores y suman 1.859.800. Siguen a continuación el resto de las formas de convivencia (pareja con hijos, monoparentales, otras situaciones).  Datos obtenidos de la Encuesta Continua de Hogares (datos web y microdatos), difundida el 6-4-2016 por el Instituto Nacional de Estadística.

Figura 1 personas 65 más según tipo de hogar 1991 2015

Estas dos formas más comunes de convivencia, en pareja y en soledad,  han venido aumentando sin cesar en las últimas décadas, porque hay más personas mayores y además está cambiando el tipo de hogar. En 2001 había 2,3 millones de personas mayores en hogares de pareja sola, que se han convertido en 3,4 millones en 2015, es decir, un crecimiento del 49,6%. De 1,4 millones de personas mayores viviendo solas en 2001, se ha pasado a 1,9 millones en 2015, con un crecimiento del 36,7% (Figura  2).

Leer el resto de esta entrada »


Cambia la vida de las personas mayores… ¡Y la tuya!


Estos días acudimos a una cita con Amigos de los mayores para conocer su proyecto Grandes vecinos. Irene Gil, su responsable nos habla de la ilusión que les supone la difusión de esta red social que sitúa a las personas mayores en el corazón del barrio. Grandes Vecinos es una iniciativa que tiene como objetivo crear redes vecinales y de solidaridad en torno a las personas mayores de los barrios, con pequeñas acciones cotidianas: una llamada de teléfono, salir a dar un paseo, hacer un recado, etc. Además, se ha creado una plataforma web que funciona como red social para que los vecinos se organicen entre ellos y la persona mayor vecina esté siempre atendida por alguno de ellos.

Grandes VecinosEl proyecto, que en Madrid lleva unos meses desplegándose por los barrios de Chueca, Malasaña y que comenzará en breve en Lavapiés con el ánimo de extenderse a más comunidades, tiene su origen en Francia.  “Grandes Vecinos” nació en el año 2009 en París con el nombre Voisin Age. Desde entonces se ha extendido por 11 ciudades francesas gracias al trabajo de Les Petits Fréres des pauvres, entidad hermanda con Amigos de los Mayores.

Leer el resto de esta entrada »