¿Se conoce el número de centros y plazas residenciales para personas mayores en España?


La respuesta debería ser “sólo aproximadamente”. Y si se quiere conocer en detalle equipamientos y dotaciones la respuesta sería negativa.

Los servicios sociales son una competencia transferida a las comunidades autónomas. Ellas reúnen la información de diferentes servicios en documentos y buscadores online. Pero la dispersión de fuentes de información y la falta de normalización en su presentación dificultan los estudios sobre servicios sociales, y en particular sobre residencias para personas mayores; también la búsqueda global para usuarios. Las dificultades empiezan con la definición de residencia y continúan con la declaración de plazas, tipos, titularidad, equipamientos, condiciones de admisión, etc.

Pocas entidades han tratado de recopilar y centralizar información sobre residencias, a pesar de la evidente utilidad de ese esfuerzo: Info-residencias, Envejecimiento en red, y un corto etcétera. Parece recomendable un servicio administrativo que centralizase la información oficial proporcionada por cada comunidad autónoma (residencias públicas y privadas), tras un proceso de homogeneización.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Guía metodológica sobre amigabilidad de entornos urbanos para personas mayores


Elena del Barrio, Matía Instituto Gerontológico

El Gobierno Vasco presentó el pasado 27 de noviembre de 2014 una guía metodológica sobre amigabilidad de los entornos urbanos para las personas mayores. Esta experiencia innovadora, desarrollada por Matia Instituto en el marco del proyecto Euskadi Lagunkoia, ha sido recogida en el documento que lleva por título “Guía para la implantación y uso en municipios”.

Euskadi Lagunkoia Sustraietatik es una iniciativa lanzada por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco que tiene como objetivo promover la participación ciudadana y del sector público, privado y social para desarrollar un movimiento de amigabilidad en el País Vasco en el fomento de entornos de vida facilitadores para las personas que envejecen.

Leer el resto de esta entrada »


Algo sobre “inforesidencias.com”, donde todas las residencias están a un clic de distancia


Josep de Martí. Director de Inforesidencias.com

A principios de 1995 se podían comprar unos módems que se conectaban a la línea telefónica y al ordenador con los que podías conectar a “la red” a una velocidad exasperantemente lenta y con la queja constante del resto de los miembros de la familia que no podían, mientras navegabas, utilizar el teléfono para hacer o recibir llamadas.

Entonces “la red” no era internet como ahora sino que, para empezar tenías que elegir entre navegar por “Infovía” (una especie de mini-internet de telefónica) o por la red mundial (world wide web www)

La lentitud de la red era un problema que se veía sobradamente compensado por la sensación de entrar en páginas de muchos países (sin Google aunque con algunos otros clasificadores de contenido), participar en chats IRC con gente de todo el mundo y, sobre todo el sentirte como alguien especial que podía obtener información que estaba allí, al alcance de la mano, pero que permanecía cerrada a la gran mayoría de personas que no tenían acceso a internet y, en muchos casos, ni ordenador.

Ese año, hace ahora diecinueve, el pensar en “vivir de internet” resultaba algo entre ilógico y mágico.

Por aquél entonces yo era inspector de residencias de la Generalitat de Cataluña, y además daba clases de derecho en cursos de gerontología y gestión de servicios sociales, labor que además compaginaba con la docencia en una academia de preparación de oposiciones. Casi cada día salía de casa a las siete y volvía a las diez de la noche, pero a pesar de ello, de una forma u otra, conseguía pasarme una o dos horas ante el ordenador, leyendo documentos sobre residencias de mayores o sobre derecho administrativo (dos de los temas que siguen gustándome ahora).

Pasado el tiempo, en 1999, junto con quien sería mi socia en Inforesidencias.com, vimos que, así como ya empezaba a haber buscadores de hoteles, viajes, banca electrónica y otros servicios “on line”, no había nada medianamente aceptable relacionado con las residencias para personas mayores. Así que nos pusimos a trabajar. Nuestros conocimientos de programación con Acces se vieron pronto superados por la magnitud de lo que queríamos así que embarcamos a unos amigos, más jóvenes, con conocimientos en informática.

El punto crítico llegó a mediados de 2000. Si queríamos tirar adelante el proyecto de verdad, cada uno tenía que dejar su trabajo para dedicarse al 100%. Y así lo hicimos. Yo, como funcionario de la Generalitat opté por pedir una excedencia y ella dejó totalmente su dedicación anterior.

Como no teníamos ni un millón de pesetas (6.000 Euros) para invertir, sabíamos que teníamos que ir despacito.

Leer el resto de esta entrada »