Dos envejecimientos y medio


Antonio Abellán García, Alba Ayala García, Ana López Sala. Departamento de Población, CSIC

El proceso de envejecimiento continúa: en España sigue aumentando la proporción de personas mayores (65 y más años), que alcanza el 18,6% (2016), sustentado por una esperanza de vida creciente y por una fecundidad baja.

Esa cifra agregada esconde el carácter multimodal del proceso. Sobre envejecimiento general se debate a menudo: consecuencias, desafíos, propuestas para afrontarlos. Pero ahora queremos prestar atención a la relación entre envejecimiento y territorio, aumentando la escala geográfica del enfoque, pues nos permite otra perspectiva. Descubrimos dos patrones o procesos diferenciados: el envejecimiento en el mundo rural y el envejecimiento importado de extranjeros asentados en municipios costeros.

El primer envejecimiento es conocido. Afecta a miles de municipios, los más pequeños, especialmente los de 2000 habitantes o menos (5.864, de los 8.125 que hay en España), y se extiende especialmente por el interior y norte de la España peninsular (Figura 1). En este territorio rural viven 779.180 personas mayores, el  28,2% de toda su población. Su evolución ha estado determinada por la forma de ocupación del espacio desde tiempos históricos, por el (escaso) tamaño geográfico del municipio y de su núcleo cabecera, por el tipo de actividades económicas realizadas, y por la historia del desarrollo económico de la España de los 60 del pasado siglo con su desenlace de éxodo rural masivo hacia las grandes ciudades y núcleos industriales. El resultado de todo ello ha sido un envejecimiento in situ, la aparición de dificultades para prestación de los servicios demandados (debido a la dispersión y fragmentación de la demanda), una escasa visibilidad y un cierto olvido de sus problemas, hasta que recientemente ha acabado siendo un tema relevante para políticos y autoridades: se ha creado el Comisionado para los retos demográficos, cuya finalidad es preparar una estrategia nacional para dar respuesta y paliar los problemas del  envejecimiento y el despoblamiento territorial, y los efectos de la población flotante, población aún por definir.

porcentaje-poblacion-65-por-municipio-2016

Leer el resto de esta entrada »


Los jubilados británicos en España ante el Brexit


Isabel Fernández Morales. Envejecimiento en red. CSIC

Las posibles consecuencias de la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europa empiezan a preocupar entre los residentes británicos en nuestro país. Analizamos algunas de las características y las inquietudes sobre el futuro de los británicos residentes en nuestro país, la gran mayoría jubilados.

El 23 de junio de 2016 se celebró en el Reino Unido y en Gibraltar un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. El 52% de los ciudadanos del Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea frente al 48% que apoyó la permanencia. Conocido como BREXIT, una abreviatura de dos palabras en inglés, Britain (Gran Bretaña) y exit (salida), y que significa precisamente eso, la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

brexit1

Nunca antes un país miembro ha abandonado esta unión política y económica de 28 países que, desde sus inicios, no ha hecho más que expandirse. Con lo cual se abren muchas incógnitas acerca de las consecuencias de esta decisión, que entre otros, y por lo que más cerca nos cae, preocupa especialmente a los británicos residentes en nuestro país, y en particular a los jubilados, muchos de ellos llevan años residiendo, empadronados y con vivienda propia en nuestro territorio.

Las cifras hablan de que alrededor de 250.000 británicos (conocidos como expats) residen en España la mayor parte del año, además de los 13 millones de turistas británicos que recibimos cada año. Para que os hagáis una idea mejor, uno de cada tres extranjeros mayores de 65 años empadronados en España es británico. En provincias como Alicante residen la mayoría de los británicos empadronados (unos 73.000), le siguen Málaga (50.530), Islas Baleares (16.126), Santa Cruz de Tenerife (15.060), Almería (14.344), Murcia (13.696), Barcelona (12.473), Las Palmas (12.196), entre otras.

brexit2

Otro datos, por ejemplo, los británicos son los extranjeros que más casas compran en España. O también es interesante conocer que la actividad económica del Reino Unido en Alicante representa el 7% del PIB de la provincia. Tras el referéndum rápidamente la Generalitat Valenciana ha indicado que van a reforzar la promoción turística de la comunidad en el Reino Unido. Y es más, sus autoridades han querido zanjar cualquier temor de los residentes británicos empadronados en sus provincias de que el Brexit pueda acarrear consecuencias negativas en su condición de usuarios de servicios públicos.

Por ahora no cambia la situación de los británicos residentes en España

El proceso de salida durará al menos dos años desde la notificación oficial. Mientras no se materialice el abandono del Reino Unido de la UE, se seguirá aplicando el reglamento comunitario, con lo que por ejemplo, la asistencia sanitaria tanto a los españoles en ese país y como a los británicos residentes en España “no corre peligro a corto ni medio plazo“, según aseguran desde el Gobierno de España.

También podemos escuchar al embajador británico en nuestro país, Simon Manley,  que ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los ingleses que residen en España  que podrán vivir, trabajar y viajar, como han hecho hasta ahora, al menos en el plazo de estos dos años.

Spanish ambassador tells British expats living in Spain not to worry about Brexit vote

Más allá de esta fecha fuentes del Ministerio de Empleo y Seguridad Social recogidas por Efe, han explicado que un convenio bilateral con el Reino Unido será previsiblemente la fórmula que garantizará la asistencia sanitaria a los españoles que viven en ese país y a los ciudadanos británicos que residen en España. Durante esos dos años se podrá negociar un posible convenio bilateral, como ya ocurre con otros 23 países no comunitarios. Se trata de convenios de seguridad social entre España y cada uno de esos estados, en los que está incluida la asistencia sanitaria aunque con unas características específicas en cada caso.

Pérdida de poder adquisitivo

Hay otros asuntos que preocupan. Por ejemplo, a los jubilados les preocupa la pérdida de poder adquisitivo de sus pensiones si la libra esterlina se deprecia frente al euro. Con lo cual todo les resulta más caro en nuestro país. Además, muchos temen caer en un limbo respecto a su derecho a la pensión, a la posibilidad de trabajar aquí o residir o incluso para cosas tan sencillas como que el carnet de conducir se les convalide. También temen por sus casas y que puedan mantenerlas. En este sentido, la incertidumbre es grande. Pero hay que esperar al resultado de las negociaciones.

¿Brecha generacional?

Un aspecto que se ha reflejado en algunos análisis de los resultados del referemdun es la posible brecha generacional abierta en una mayoría de mayores de 54 más partidarios de la salida frente a una mayoría de jóvenes partidarios de la permanencia.

No es el caso de los británicos residentes aquí por más de 15 años que no han podido votar porque la legislación británica no se lo permite. La brecha generacional es un asunto delicado que ha sido recogido por numerosos medios de comunicación. Algunos hablan de cómo los jóvenes ingleses dicen sentirse traicionados y desamparados por los mayores, que no han tenido en cuenta su futuro. Pero es verdad que los jóvenes tampoco han acudido a votar en masa como los mayores y han registrado un alto índice de abstención, entre otras causas porque el referéndum ha coincidido con el inicio de las vacaciones. Además estos datos proceden de encuestas a pie de calle, y por tanto otros analistas indican que no es preciso y no conviene exagerar esa brecha.

De todos modos, ahora es el momento de las negociaciones, y se abre la posibilidad de participar para todos exponiendo razones y medidas.  Como veis un tema que puede dar para mucho debate.


El revuelo del padrón y el éxodo de los extranjeros ricos


Entrada publicada originalmente en el Blog Piedras de papel del Diario.es el 24/04/2014

Amparo González Ferrer. Departamento de Población. CSIC (@orapmagon)

El revuelo habitual que suscitan últimamente las notas de prensa del INE cuando publican nuevos datos sobre población tuvo anteayer, seguramente, uno de sus días estrella. Se publicaron las cifras provisionales del Padrón Municipal de Habitantes a 1 de enero de 2014.  Las alarmas y, en algunos casos, por qué no decirlo, también el entusiasmo, se dispararon con la frase “el número de extranjeros inscritos baja en 545.980 y el número de españoles aumenta en 141.361”. Y es normal, tengan ustedes en cuenta que, como nunca me canso de repetir, el INE nunca miente (que yo sepa) y además casi nunca se equivoca. Pero esta vez sin mentir y sin equivocarse creo que no ha presentado las cifras ni el comentario de su nota de prensa (siempre escueto) de la forma adecuada por dos motivos:

1) En primer lugar, opta por destacar en sus titulares cambios por nacionalidad y no por país de nacimiento. La variable nacionalidad resulta insuficiente y hasta engañosa para ilustrar cambios demográficos por origen en una sociedad como la nuestra, cada vez más diversa debido entre otros motivos al creciente número de naturalizaciones de las que ya hemos hablado aquí. De hecho, si utilizamos los datos por lugar de nacimiento que el propio INE publicaba anteayer podemos comprobar que entre la población nacida en el extranjero y residente en España a 1 de enero el número de nacionales españoles aumentó de 2013 a 2014 en 165.455 personas. Obviamente algunos pueden ser hijos de españoles que nacieron fuera y han regresado, pero comparando los datos del Ministerio de Justicia sobre concesiones de nacionalidad española a extranjeros en los años anteriores y la comentada cifra del Padrón, esos individuos no relacionados con la inmigración extranjera apenas representarían ni un 10 por ciento. De hecho, a lo largo de 2012 se concedieron más de 115.000 naturalizaciones, y el número correspondiente a 2013 puede que haya sido aún mayor (no se dispone de las cifras todavía). Por tanto, no parece exagerado afirmar que casi el 30 por ciento de los extranjeros que ‘desaparecen’ del Padrón en 2013 lo hacen porque han pasado a ser españoles. Dicho de otro modo, han cambiado de columna pero no se han ido (aunque puede que algunos lo hagan en breve, sobre todo teniendo en cuenta que ser español te permite ya circular sin las cortapisas de un visado y las renovaciones de las autorizaciones de residencia).

Leer el resto de esta entrada »