El ejercicio físico es la mejor píldora frente a la fragilidad


Isabel Fernández Morales, Envejecimiento en red

Las personas mayores a medida que envejecen se ven amenazadas por la fragilidad física y un mayor riesgo de caídas, un estado previo a la discapacidad sobre el que se puede actuar si se detecta oportunamente.

Ganar años de vida en buena salud y libre de discapacidad es uno de los grades objetivos de la geriatría, y en este aspecto cobra gran importancia la detección precoz de la fragilidad, un síndrome que implica disminución de la resistencia y de las reservas fisiológicas ante situaciones estresantes, con lo cual es más posible sufrir fenómenos adversos para la salud.

En primer lugar, los investigadores se han preocupado para la detección y la clasificación de los diferentes grados de fragilidad y establecer pautas de seguimiento y tratamiento de la población mayor. Ya que también se puede revertir.

Westpark_Gymnastik_027

CC BY 1.0Hinweise zur Weiternutzung
File:Westpark Gymnastik 027.JPG 

Hay muchas escalas de diagnóstico. Consisten en preguntas y valoraciones físicas. Mª Angeles Caballero geriatra del Hospital Universitario de Getafe nos describía la que ellos usan:

“Se incluye una pregunta sobre el estado de ánimo, sobre cómo se encuentra el sujeto en el último mes, otra sobre si ha perdido peso en el último año, si hace actividad física de manera regular o no , y medimos qué velocidad de marcha tiene. Y con eso, si no cumples dos criterios eres prefrágil y si tienes tres o más ya eres frágil.”

Nos preguntábamos si alguien con más de 70 años que nunca haya hecho ejercicio y se le considere frágil puede mejorar y la respuesta es que el ejercicio será su aliado, y como nos decía Marta Checa, también geriatra del Hospital Universitario de Getafe nunca es tarde para empezar a hacer ejercicio.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios