Efectos perversos de políticas sociales aparentemente igualitarias


Antonio Abellán García (1), Ángel Rodríguez-Laso (2), Rogelio Pujol Rodríguez (1), Laura Barrios (3).

(1) Departamento de Población, CSIC; (2) Matía Instituto Gerontológico; (3) SGAI, CSIC.

Versión pdf

Dar un “cheque-dependencia” a todas las personas mayores que tengan similares problemas de discapacidad, podría tener un efecto perverso; parece una medida igualitaria pero podría aumentar las diferencias entre colectivos de mayores ante problemas de salud.

¿Por qué?

En un reciente estudio se pone de manifiesto que un nivel más alto de educación amplifica significativamente la asociación inversa existente entre renta y discapacidad en los mayores. Esta asociación, ya conocida ampliamente, señala que las personas con más ingresos tienen menos discapacidad (por eso la llamamos inversa), pero si además tienen un nivel educativo alto esa asociación inversa se amplifica.

En la figura 1 se observa que las personas de alto nivel educativo y bajos ingresos tienen una probabilidad de discapacidad del 9,1%; con altos ingresos la probabilidad sería sólo del 5,5% (casi la mitad). En las de bajo nivel educativo se observa también una disminución de esta probabilidad, pero en este caso no sería tan acusada (de un 10,7% se pasaría a un 8,7%). Las personas con buen nivel educativo e ingresos demuestran tener una especial habilidad para evitar la discapacidad.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Nuevas formas de medir el envejecimiento (III)


Versión pdf

Antonio Abellán, Rogelio Pujol. Departamento de Población, CSIC.

 

Nuevas formas de medir el envejecimiento (I), 1

Nuevas formas de medir el envejecimiento (II), 2, 3

Nuevas formas de medir el envejecimiento (IV), 5, 6

 

  1. – Ratio ajustada por discapacidad

Otra forma alternativa de medir el envejecimiento y su posible carga es utilizando ajustes por discapacidad, pues con la edad aumenta notablemente la proporción de personas con problemas funcionales. Consiste en calcular la ratio entre personas con problemas de discapacidad respecto a personas sin discapacidad. Concretamente la Ratio de Dependencia de Adultos con Discapacidad (RDAD) es el cociente entre el número de adultos de al menos 20 años de edad que tienen discapacidad y el número de adultos también con al menos 20 años de edad que no tienen discapacidad.

Se ha calculado la ratio para España, período 2015-2050. Los datos de población se obtienen de las proyecciones de población a largo plazo del INE. La proyección de discapacidad se calcula aplicando a estas proyecciones de población las tasas específicas de discapacidad por edad de 2008; para ello se utiliza la Encuesta sobre Discapacidad, Autonomía personal y Situaciones de Dependencia (EDAD-2008) del INE. Se considera que una persona tiene discapacidad si declara dificultad para realizar actividades de la vida diaria (cuatro de tipo instrumental y cinco básicas). Esta forma de aplicar una discapacidad “constante” tiene limitaciones pues se están produciendo cambios de tendencia que afectan a los resultados finales (WC Sanderson and S Scherbov: “Remeasuring Aging”. Science, vol 329, 2010).

Leer el resto de esta entrada »


La burbuja de hielo


Vidal García, J. Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local. Universidad de Valencia.

Este artículo es una reflexión sobre la discapacidad desde otro punto de vista. Una colaboración para el blog Envejecimiento en Red desde el área de Trabajo Social.

En primer lugar, nos gustaría defender que más que personas con discapacidad, somos personas con diversidad funcional, es decir tenemos unas aptitudes, talentos o cualidades que nos diferencian para poder ejercitar el funcionamiento de las AVD¹. Es posible regular la plena capacidad jurídica y ciudadana de las personas con diversidad funcional a través de los derechos humanos y restaurar sus valores para promover, proteger y asegurar el pleno derecho a la igualdad y a la dignidad. Esto es, para mejorar su calidad de vida, para conducirles a una vida independiente aumentando el derecho a la inclusión en la educación, en el empleo, en la accesibilidad, etc. Es decir, en el contexto de la sociedad en general y, por lo tanto, mejorando el grado de protección de los derechos que como ciudadanos y ciudadanas tienen.

Los derechos humanos de este colectivo de personas son un buen mecanismo de defensa legal, para mantener la no discriminación y restablecer los derechos vulnerados. Refuerzan los instrumentos y suponen importantes consecuencias, como la visibilidad de estas personas, además de proporcionar herramientas vinculantes a la hora de hacer prevalecer los derechos. Se debe fomentar la diversidad funcional, dentro de la Filosofía de Vida Independiente.

Leer el resto de esta entrada »


¿Estamos cambiando mortalidad por discapacidad?


Versión pdf

Antonio Abellán García, Rogelio Pujol Rodríguez. Departamento de Población, CSIC

Aunque la última Nota de Prensa del INE sobre el Movimiento Natural de la Población reduce dos décimas la esperanza de vida a los 65 años sobre el cálculo del año anterior, los españoles han venido ganando años a la muerte y esa tendencia continuará.

Se está ganando más vida justo en las edades avanzadas, en torno a los 80 años. ¿Cómo se viven esos años ganados? No todo el tiempo se vive en buenas condiciones. Conforme crece la esperanza de vida, aumenta la probabilidad de entrar en discapacidad. Y es en esas edades donde más crece la proporción de años vividos con problemas respecto del total de años por vivir. Posiblemente estamos cambiando mortalidad por discapacidad. Veamos el detalle.

Leer el resto de esta entrada »


Envejecimiento y viabilidad del sistema sanitario y de atención a la dependencia


Antonio Abellán García. Departamento de Población, CSIC

El envejecimiento es ante todo un éxito de las políticas de salud pública y de desarrollo social y económico. No nos arrepintamos de ello. En los últimos lustros se han mejorado las condiciones de vida de los mayores, su garantía de ingresos, merecida tras largas carreras laborales; su salud, tras avances médicos y de acceso a la protección social. No se puede ocultar que ese envejecimiento y mayor longevidad tienen una faceta de desafío para las finanzas públicas y la cohesión social. Sus implicaciones son muy variadas: pensiones, sistema sanitario, atención a la dependencia y un largo etcétera de transferencias intergeneracionales y cuestiones familiares, sociales, políticas y psicológicas. Pero conviene resaltar que la economía puede continuar creciendo gracias al aumento de la participación en la fuerza laboral y de la productividad.

Leer el resto de esta entrada »