Conocer, concienciar, gestionar y prevenir la soledad de las personas mayores, claves para disminuir sus consecuencias negativas


Isabel Fernández Morales, Envejecimiento en red

El 22% de todos los mayores viven solos, casi dos millones de personas, de los cuales dos terceras partes son mujeres.  (Consultar Vivir en pareja sola es la forma de convivencia más común entre personas mayores). Si bien es verdad que hay mayores que
desean vivir solos, lo cual puede ser un indicador de éxito, independencia y
bienestar, muchos mayores manifiestan esta soledad con angustia. La soledad no deseada afecta a la salud y a la calidad de vida de las personas mayores.  Tal como están demostrando diversos estudios científicos la soledad no deseada es un factor de riesgo para la salud (Cómo afecta la soledad a la salud). Sentirse solo (Sentirse solo es peor para la salud que estar solo) está relacionado con la salud mental,  la depresión, el deterioro cognitivolas probabilidades de sufrir un ataque de corazón y la mortalidad de las personas mayores, entre otras consecuencias negativas.

En primer lugar, conviene conocer las cifras y su evolución, y después concienciar sobre este problema para pasar a desarrollar estrategias o iniciativas que lo solucionen.

hand-2906416_1920

Las cifras

Aunque en España efectivamente el 22 % de las personas mayores de 65 años viven solas esto no implica que se sientan solas. La realidad es que se puede estar solo, aislado y marginado y no existir soledad y viceversa. A veces la soledad es una elección, incluso enriquecedora, pero otras veces la soledad es un sentimiento muy doloroso para quien no lo desea. Y el riesgo aumenta con la edad. Cada año hay más hogares unipersonales formados por una sola persona mayor. Parece interesante señalar que así como en el resto de edades la soledad suele ser masculina, entre las personas mayores es mayoritariamente femenina.

Vivir solo no significa sentirse solo, según encuestas del IMSERSO y el CIS (ver resumen y acceso a datos en Amigos de los mayores) un 59% de las personas mayores que viven solas han expresado tener sentimientos de soledad negativos y sentir aislamiento. Además  el 21% de las personas mayores de estos estudios responden que pasan el día fundamentalmente solas.

Mientras, la proporción de personas mayores que viven en soledad, entendida como una de las formas de convivencia en el hogar, alcanza el 32,2% en Europa.

Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, 11 millones, o el 28% de las personas de 65 años o más, vivían solas en el momento del censo.

Además, cada vez más adultos no tienen hijos, al menos en los países desarrollados; lo que significa que hay menos miembros potenciales en la familia que brinden compañía y atención cuando envejezcan.

Algunas estrategias y programas para paliar la soledad de los mayores

Conocíamos en septiembre que el Imserso ultima una Estrategia Nacional de Mayores  que contempla también acabar con el estigma de la soledad.   A la espera de la presentación del documento, que estaba previsto para este último trimestre de 2017,  estas son algunas de las intervenciones más desarrolladas en nuestro país para afrontar la soledad no deseada de las personas mayores:

A través del voluntariado encontramos programas de concienciación y acompañamiento de personas mayores en su domicilio o en la residencia como los que pone en marcha Amigos de los mayores o Cruz Roja con su programa Enrédate, entre otros. Programas que ayudan tanto a los que son acompañados como a los propios voluntarios, muchas veces también personas mayores que están solas y encuentran en esta labor amistad, compañía y un sentido a sus vidas. Además,  otra tendencia son las iniciativas que pretenden recuperar la vida en comunidad, los vínculos vecinales y el barrio como espacio de convivencia con las personas mayores como protagonistas, como es el caso del programa Grandes vecinos de la Fundación Amigos de los Mayores. 

El Imserso decidió en el 2009 pro­mover el Proyecto Piloto «Cerca de Ti»  dirigido a combatir la soledad en las personas mayores. En 2010 se publicó el informe en el que se recogen los resultados de la evaluación del proyecto piloto “Cerca de Ti”.  Algunas de las conclusiones destacaban que “Los mayores afirman que desde que reciben las visitas y el acompañamiento de los voluntarios se sienten mejor, tienen mejor ánimo y menos sentimiento de aislamiento.”  También que “Los profesionales consideran el uso de las nuevas tecnologías, especialmente las comunicaciones móviles, como un complemento facilitador en la prestación de los servicios, gestión y coordinación del servicio de acompañamiento del Proyecto “Cerca de Ti”.

Mayores en entornos residenciales

Podemos destacar otras iniciativas, tales como intervenciones dirigidas a personas que residen en instituciones que muchas veces sufren el aislamiento de su entorno habitual y la falta de contacto con su familia y vecinos de toda la vida (Más información Programas para combatir la soledad en las personas mayores en el ámbito institucionalizado: una revisión de la literatura científica).

Porque aunque muchas personas mayores acuden a una residencia para no sentirse solas, a veces en ese entorno fuera del hogar propio se sienten solas. Más de la mitad de las personas mayores institucionalizadas manifiestan sentimientos de soledad. Aunque la amistad dentro de los residentes está poco estudiada.

En estos entornos se promueven intervenciones basadas en terapias asistidas con animales, contactos con familiares a través de videoconferencia, talleres de jardinería y/o horticultura, terapias de reminiscencia, terapias de humor, intervenciones cognitivas y programas de ejercicio físico. Los resultados demuestran que los programas de intervención son efectivos para reducir el sentimiento de soledad. En este ámbito parece que lo más interesante en promover actividades grupales donde los participantes puedan interactuar y formar lazos de unión.

Otros artículos de interés

Anuncios

Demógrafos ante la Comisión Especial del Senado sobre la evolución demográfica en España


Isabel Fernández. Envejecimiento en red.

Desde que se celebrara la primera sesión de la Comisión Especial sobre la evolución demográfica en España del Senado el pasado 1 de marzo, diversos investigadores del Instituto de Economía, Geografía y Demografía (CCHS-CSIC) están compareciendo a petición de los grupos políticos con representación en la cámara de senadores.

La participación de los investigadores en estas comisiones supone una oportunidad para poner en contacto la ciencia con la sociedad, en concreto facilita la difusión de resultados de investigación y la posibilidad de ofrecer respuestas con fundamento científico a problemas de interés público.

La mayoría de los demógrafos trabajamos para instituciones públicas en la academia; por lo tanto, es nuestra responsabilidad informarles, y ante cualquier petición de asesoramiento que quieran —por supuesto gratuito, porque es nuestro trabajo— estaremos encantados.

Teresa Castro en su comparecencia ante la Comisión Especial sobre la evolución demográfica en España del Senado el pasado 8 de mayo 

La comisiones especiales son comisiones de investigación creadas “ad hoc” para realizar estudios o encuestas sobre cualquier asunto de interés público en una legislatura determinada.  El objetivo de esta comisión, en concreto, es el estudio de la evolución demográfica en España y priorizar en el debate político el problema de la despoblación, fenómeno que afecta a algunos territorios con especial intensidad.

Finalmente, se pretende elaborar iniciativas y medidas de consenso que ayuden a afrontar la evolución demográfica de España. No existe comisión paralela en el Congreso de los Diputados pero se pretende, tras las comparecencias, elaborar un informe final que ayude al Comisionado del Gobierno para el Reto Demográfico (link is external) a elaborar una estrategia nacional para el reto demográfico.

Leer el resto de esta entrada »


Dos envejecimientos y medio


Antonio Abellán García, Alba Ayala García, Ana López Sala. Departamento de Población, CSIC

El proceso de envejecimiento continúa: en España sigue aumentando la proporción de personas mayores (65 y más años), que alcanza el 18,6% (2016), sustentado por una esperanza de vida creciente y por una fecundidad baja.

Esa cifra agregada esconde el carácter multimodal del proceso. Sobre envejecimiento general se debate a menudo: consecuencias, desafíos, propuestas para afrontarlos. Pero ahora queremos prestar atención a la relación entre envejecimiento y territorio, aumentando la escala geográfica del enfoque, pues nos permite otra perspectiva. Descubrimos dos patrones o procesos diferenciados: el envejecimiento en el mundo rural y el envejecimiento importado de extranjeros asentados en municipios costeros.

El primer envejecimiento es conocido. Afecta a miles de municipios, los más pequeños, especialmente los de 2000 habitantes o menos (5.864, de los 8.125 que hay en España), y se extiende especialmente por el interior y norte de la España peninsular (Figura 1). En este territorio rural viven 779.180 personas mayores, el  28,2% de toda su población. Su evolución ha estado determinada por la forma de ocupación del espacio desde tiempos históricos, por el (escaso) tamaño geográfico del municipio y de su núcleo cabecera, por el tipo de actividades económicas realizadas, y por la historia del desarrollo económico de la España de los 60 del pasado siglo con su desenlace de éxodo rural masivo hacia las grandes ciudades y núcleos industriales. El resultado de todo ello ha sido un envejecimiento in situ, la aparición de dificultades para prestación de los servicios demandados (debido a la dispersión y fragmentación de la demanda), una escasa visibilidad y un cierto olvido de sus problemas, hasta que recientemente ha acabado siendo un tema relevante para políticos y autoridades: se ha creado el Comisionado para los retos demográficos, cuya finalidad es preparar una estrategia nacional para dar respuesta y paliar los problemas del  envejecimiento y el despoblamiento territorial, y los efectos de la población flotante, población aún por definir.

porcentaje-poblacion-65-por-municipio-2016

Leer el resto de esta entrada »


Comisionado para el Reto Demográfico


Antonio Abellán García. Departamento de Población, CSIC

El gobierno ha decidido crear un Comisionado para hacer frente al Reto Demográfico. En la reunión de presidentes de comunidades autónomas (17-1-2017) se puso de manifiesto una preocupación por la situación demográfica de España, y se acordó impulsar medidas específicas para hacer frente a los desafíos demográficos. Esas inquietudes se han traducido en una acción de gobierno, consistente en la creación de este Comisionado en el Ministerio de Presidencia y para las Administraciones Territoriales (aún sin página web), cuyo nacimiento oficial queda recogido en el Real Decreto 40/2017 (BOE del 28-1-2017).

comisionado-reto-demografico

¿Cuáles son esos desafíos demográficos? Se enumeran tres:

  1. Envejecimiento demográfico, es decir, el aumento de la proporción de personas mayores (de momento, las de 65 y más años) en el conjunto de la población, con el consiguiente aumento de gasto publico social (pensiones, salud, cuidados de larga duración).
  2. Despoblamiento territorial, es decir la pérdida de población de muchos municipios, acentuada sobre todo en los pequeños, que deja un panorama de 5.864 municipios de menos de 2.001 habitantes y número creciente (municipios rurales); de 2.001 a 10.000 hay 1.512 (municipios intermedios); hay 749 de más de 10.000, llamados urbanos (datos de 1-1-2016). Esto se traduce en disfunciones a la hora de prestar servicios. Por ejemplo, sólo el municipio de Madrid tiene tanta población como 6.052 municipios rurales e intermedios juntos.
  3. Efectos de la población flotante. No están definidos esos efectos ni el concepto de población flotante, pero se supone que puede abarcar inmigrantes sin papeles, trabajadores temporeros, ciudadanos desplazados en zonas de veraneo, mayores en residencias no empadronados en ellas, jubilados europeos residentes en las costas españolas, o incluso se puede estar pensando en la perspectiva de trabajadores del sector financiero reubicados tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) y con regímenes especiales, entre otros colectivos. Los efectos previsibles dependerían de qué colectivo se está considerando, pero podrían ser problemas de integración o prestación de servicios (escolarización, dimensionamiento de la sanidad, etc.).

Leer el resto de esta entrada »