Los nombres más populares de nuestros abuelos fueron más frecuentes que los nombres más populares de nuestras abuelas


Versión pdf

Antonio Abellán García, Rogelio Pujol Rodríguez, Isabel Fernández Morales. Departamento de Población, CSIC

Decidir el nombre de un nacido parece una decisión personal (de pareja), y por tanto es una decisión única; las parejas tienen cientos de nombres donde elegir. Sin embargo, ¿por qué han estado eligiendo esos nombres y no otros durante tantas décadas? ¿a qué responden los cambios observados en los últimos tiempos? La Estadística del Padrón Continuo del INE nos permite estudiar los cambios en los nombres de los residentes en España y conocer algunos rasgos de nuestra reciente historia demográfica.

Desde hace unos lustros se ha modificado la tendencia histórica en la forma en que se asignaban nombres a los recién nacidos. A lo largo del siglo XX, y posiblemente en siglos anteriores, los nombres más populares de niños fueron más frecuentes que los más populares de niñas, es decir, se concentraban más; en los años treinta del pasado siglo los diez primeros nombres de niños sumaban el 39,7% de todos los nombres dados a niños; en las niñas sólo 29,4%. Aquellos niños son los actuales abuelos. Se toma la libertad de utilizar el término abuelo en sentido genérico como persona mayor; es conocido que no todas las personas mayores tuvieron nietos. En las décadas siguientes continuó esta concentración aunque en descenso en ambos sexos (Figura 1). En el siglo XXI se ha producido una inversión: los nombres de niñas superan ligeramente en concentración a los de niños.

Figura 1 diez nombres más frecuentes 30--00 décadas_BIS Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

La mayor esperanza de vida de la serie histórica


Rogelio Pujol Rodríguez, Julio Pérez Díaz, Diego Ramiro Fariñas, Antonio Abellán García. Departamento de Población, CSIC.

El Instituto Nacional de Estadística acaba de publicar (22-6-2015) los últimos datos del Movimiento Natural de la Población, correspondientes a 2014 (datos provisionales). Destaca en el titular de su Nota de Prensa que la esperanza de vida al nacimiento se situó en 83,0 años (80,2 años para hombres y 85,7 para mujeres), la mayor de la serie histórica.

La esperanza de vida a los 65 años también es la mayor de la serie histórica y alcanzó los 21,2 años (19,1 para hombres y 23,0 para mujeres); es decir, se espera que los hombres que han alcanzado los 65 años vivan hasta los 84,1 y las mujeres hasta los 88,0 años. Estas cifras de esperanza de vida indican el número de años que vivirían, en promedio, las personas de una generación sometida en cada edad a la tasa de mortalidad observada en el período analizado.

Aunque cada año se repite que la esperanza de vida es la mayor de la serie histórica (salvo puntuales excepciones) esto no deja de ser un hecho notable, un auténtico logro social, conseguido gracias a la mejora de las condiciones de vida de las personas. Esperamos que en los próximos años se repita el titular.

Nadie sabe exactamente cuándo va a morir, pero se puede hacer una modelización de la mortalidad para conocer qué proporción de personas de cada generación morirá, y cuándo. Esto es de gran utilidad predictiva para la planificación de diversas políticas públicas y para la toma de decisiones personales (planes de pensiones, etc.). Descomponiendo la pirámide de población, de acuerdo a los patrones de mortalidad, se puede saber cuántos años de vida restante le quedan a cada fracción de la población de cada edad, y por tanto se puede pronosticar la desaparición escalonada de cada generación (Ver Método en el BOX abajo).

Esta metodología de descomposición permite comparar además dos momentos históricos, por ejemplo, 1960 y 2013 (último año con tablas de mortalidad disponibles) (Figuras 1 y 2). La intensidad del color de las pirámides, en conjunto y para cada franja de edad, representa la cantidad de años de vida restante: cuanto más oscura, mayor duración de la vida restante y viceversa.

¿Cuándo morirán, por ejemplo, los jubilados?

Como ejemplo de detalle de la descomposición, tomamos la generación de 65 años (umbral de la jubilación, marcada en ambas pirámides), y se trasladan sus cifras de vida restante a la figura 3 para comparar mejor lo sucedido en el último medio siglo; “jubilados” es una licencia pues obviamente no toda la generación de 65 años puede considerarse jubilada dado que muchas de esas personas no formaron parte del mercado laboral o no se jubilaron a esa edad exacta. Puede comprobarse el gran cambio dado entre esos dos momentos históricos en el calendario de la desaparición de la generación. En 1960, al 18% de los hombres (17+1) y 28% de las mujeres (25+3) en esa edad umbral, les quedaban más de 20 años de vida, es decir, morirían con 85 ó más años. Actualmente, estos porcentajes se han más que duplicado: 48% (39+9) y 68% (49+19), respectivamente.

Leer el resto de esta entrada »


El futuro de la producción estadística demográfica


El Instituto Nacional de Estadística (INE) ya está planeando el Censo del 2021 y diversas operaciones estadísticas que se desarrollarán hasta entonces. Como parte de este trabajo, y en colaboración con la Asociación de Demografía Histórica (ADEH), principal Asociación de Demografía en España, y el Departamento de Población del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha programado unas jornadas abiertas a los interesados en conocer y aportar sugerencias y propuestas sobre su futura producción estadística demográfica.

El futuro de las estadísticas demográficas del INE y el Censo de Población de 2021.

El futuro de las estadísticas demográficas del INE y el Censo de Población de 2021

Nuestra sociedad está en constante evolución y también lo está la información que demanda de la estadística pública. Además de los métodos tradicionales como son los censos o las encuestas, en la actualidad se abre un panorama complejo, pero muy rico, de nuevas fuentes estadísticas que se pueden explotar para obtener información útil para el análisis social y demográfico. Cabe incluso preguntarse hasta qué punto sigue siendo válida la fórmula tradicional de medir muchos cambios sociales cada 10 años con los censos.

En estas jornadas se presentarán trabajos en curso; pero sobre todo constituyen un foro de intercambio para entender mejor las necesidades de investigadores e instituciones con el fin de orientar mejor la producción del INE para hacerla, en definitiva, más útil a la sociedad.

A lo largo de dos días en diversas sesiones se analizarán, entre otros, temas tan importantes sobre el futuro de las estadísticas demográficas como:

  • Contar la población a partir del Padrón continuo
  • Cómo obtener variables censales de registros administrativos: migraciones, nivel educativo, actividad laboral ¿Qué se pierde y qué se gana?
  • Encuesta continua de hogares. Proyección de hogares y su conexión con el proyecto censo 2021
  • Cómo identificar los cambios radicales y sus consecuencias en la demografía de familia
  • Cómo medir cuántas viviendas principales, secundarias y vacías hay en España. Una propuesta de clasificación de viviendas por uso a partir del consumo eléctrico
  • La información sobre movilidad cotidiana en los censos. Un nuevo paradigma de medición de la movilidad cotidiana: la telefonía móvil. Oportunidades y limitaciones. Fuentes para el estudio de la movilidad urbana: de los censos al Big Data.
  • La necesidad de disponer de información sobre la fecundidad
  • Salud y discapacidad. Qué podemos y debemos mejorar en las estadísticas vitales en España. Envejecimiento, discapacidad y condiciones de vida.
  • Estadísticas de migraciones. Necesidades estadísticas para un mejor entendimiento del proceso de integración en España. Movimientos migratorios y visibilidad estadística de comunidades transnacionales.
  • Reutilización de Datos Administrativos y otras operaciones estadísticas. Hacia la integración de las estadísticas públicas: los registros longitudinales de población.

¿Dónde y cuándo?

Las jornadas “El futuro de las estadísticas demográficas del INE y el Censo de Población de 2021” tendrán lugar en el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, calle Albasanz 26 (Madrid) (Metro: Ciudad Lineal), los días 21 y 22 de octubre de 2015. En la web de las jornadas puede encontrar el programa.

¿Cómo participar?

Es fácil. Por favor entre en la web de la Asociación de Demografía Histórica (ADEH) y proceda  a inscribirse a través del formulario que hemos preparado. El aforo es limitado, por lo que le aconsejamos inscribirse cuanto antes. El formulario estará abierto hasta el 18 de octubre de 2015. Aforo limitado

arbol-enredPara citar este documento: El futuro de la producción estadística demográfica. Blog Envejecimiento [en-red], 19 de junio, 2015. ISSN 2387-1512. Disponible en:  https://envejecimientoenred.wordpress.com/2015/06/19/el-futuro-de-la-produccion-estadistica-demografica/


La medición del envejecimiento. Presentación del Informe


Publicada la segunda edición (14-10-2014) [pdf]

Rogelio Pujol Rodríguez, Antonio Abellán García, Diego Ramiro Fariñas. Departamento de Población, CSIC

Dado el interés despertado por los artículos del BLOG sobre las nuevas formas de medir el envejecimiento (I a IV), hemos reunido esas medidas y otras adicionales en un Informe Envejecimiento En Red (nº 9): La medición del envejecimiento. A este Informe se ha añadido un Anexo metodológico con el cálculo detallado de los indicadores. También se adjunta un fichero Excel (medición_envejecimiento_datos.xls) como complemento y guía, con los datos necesarios para que el usuario pueda replicar los cálculos del Anexo.

Leer el resto de esta entrada »


La institucionalización de la muerte


Versión pdf

Antonio Abellán,  Rogelio Pujol.  Departamento de Población, CSIC

El cambio demográfico, el progreso de la medicina y de la salud pública, la mejora del nivel de vida y el avance social en términos generales, han cambiado la experiencia de la muerte. Ahora está asociada estrechamente al envejecimiento, a las etapas tardías de la vida de los individuos. En 2011, el 84,1% de todos los fallecidos fueron personas de edad (65 y más años); hace un siglo casi la mitad de las defunciones correspondían a jóvenes y sobre todo a niños en su primer año de vida (Figura 1).

Además de ese cambio, se ha venido desarrollando en las últimas décadas un proceso de institucionalización de la muerte. Cada vez fallecen más personas en instituciones, fundamentalmente hospitales (no existen datos de fallecidos en residencias). Leer el resto de esta entrada »


Patrón de mortalidad


Versión pdf

Antonio Abellán García. Departamento ded Población, CSIC

Las últimas cifras del INE sobre defunciones señalan que en 2011 hubo 387.911 fallecidos en España (199.854 hombres y 188.057 mujeres), 5.864 más que el año anterior; la cifra de fallecidos con 65 y más años, que sumó sobre el año previo 6.187 personas, se situó en 326.155 fallecidos.  La tasa bruta de mortalidad descendió hasta los 8,4 fallecidos por mil habitantes. (INE: Defunciones según causa de muerte, 2011); entre los mayores alcanzó  40,2 por mil. Estas tasas son una de las más bajas de la UE, lo que explica que la esperanza de vida de los españoles sea una de las más altas..

Las edades más “mortíferas” son las de la vejez: Leer el resto de esta entrada »