En la frontera de los estudios sobre envejecimiento. Longevidad y salud


Isabel Fernández Morales. Envejecimiento en red

Segunda parte del resumen del Encuentro Una mirada interdisciplinar a la investigación sobre envejecimiento, dirigido por la investigadora del CSIC, Mª Dolores Puga, celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y organizado por la Fundación General CSIC (FGCSIC) los pasados 5 y 6 de septiembre.

La conferencia inaugural corrió a cargo de Alberto Palloni,  profesor emérito de la Universidad de Wisconsin-Madison y experto en biodemografía del envejecimiento y en los determinantes sociales, económicos y biológicos del proceso de envejecimiento.  Palloni abrió el debate (videoconferencia) planteando dos preguntas clásicas de los estudios de población. Una, ¿cuál es el límite y por tanto el futuro de la longevidad?, y otra, ¿cómo se desarrollan las desigualdades sociales de mortalidad?. Este experto habló de diversos determinantes de la longevidad, repartidos a partes iguales, condiciones aleatorias (la suerte en definitiva), las condiciones naturales (en concreto la genética), y las condiciones ambientales (hábitos, entorno, dieta, o salud en el útero antes de nacer).  Y como línea muy innovadora habló del papel del microbioma como la causa de nuestras diferencias entre individuos en salud, mortalidad y esperanza de vida.

Los investigadores están poniendo su atención en esa gran cantidad de microbios que viven en nuestros cuerpos, de los cuales el 70% viven en nuestro tracto intestinal, y su composición es distinta en cada persona. Parece que su papel en nuestra salud, en nuestro sistema inmune y en nuestros genes es muy relevante, y por aquí los investigadores están empezando a entender las diferencias entre individuos en cuanto a salud.

uimp-fgcsic-1

A continuación se inció el bloque sobre longevidad y salud en el que se hizo hincapié en la importancia de que la longevidad traiga consigo años de vida saludable. En la mesa redonda participaron Rosa Gómez Redondo (UNED), Jesús de Pedro Cuesta (ISCIII), Helios Pareja Galeano (UEM), José Viña Ribés (UV), y Ángel Otero Puime (UA) como moderador.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Un cambio radical para el envejecimiento


Rafael Castro-Fuentes. Departamento de Ciencias Médicas Básicas, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de La Laguna.

La mayoría de las enfermedades crónicas humanas aumentan con la edad, sin embargo, en investigación se utilizan en general modelos murinos que invocan tales patologías en ratones jóvenes. Con el fin de mejorar la longevidad, una de las cuestiones claves que deben ser abordadas es el envejecimiento. Hoy en día, nuestra comprensión de la determinación de la vida útil es mucho mayor de lo que era en el pasado, pero todavía hay muy pocas intervenciones administrables para la mejora de la longevidad.

Un punto de vista tradicional, y que incluso predomina en la medicina contemporánea (incluyendo geriatría) es que, si bien el envejecimiento (senescencia) aumenta el riesgo de la enfermedad en la edad avanzada, el envejecimiento en sí no es una enfermedad. El envejecimiento es retratado regularmente como parte sana del ciclo vital que da sentido y dignidad a la condición humana (Kass, 1983). Ésta aceptada como buena visión del envejecimiento, denominado apologismo, tiene una larga tradición histórica (Gruman, 1966). La preocupación es manifiesta cuando al designar al envejecimiento “patología”, pueda estigmatizarse y degradarse a los ancianos, a la vez que el tratamiento del envejecimiento llevaría a una superpoblación catastrófica y al agotamiento de los recursos naturales.

Para mitigar estas preocupaciones, el objetivo de investigación sobre el envejecimiento es definido a veces como para no intervenir en el envejecimiento en sí, sino más bien para reducir la incidencia de enfermedades relacionadas con la edad. La cuestión de si el envejecimiento debe ser visto como una enfermedad o un proceso no patológico acompañando la enfermedad se ha discutido desde la época clásica. Sin embargo, lo cierto es que desde la perspectiva de la biogerontología moderna, es decir, en términos de la fenomenología biológica, no hay realmente ninguna razón clara para distinguir el envejecimiento de la patología.

Leer el resto de esta entrada »