Los mayores LGTB no se sienten visibilizados ni reconocidos


Isabel Fernández Morales, Envejecimiento en red

La realidad de las personas mayores LGTB, sigla compuesta por las iniciales de las palabras lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, no es demasiado conocida. Diversas asociaciones e iniciativas tratan de dar a conocer su situación y sus necesidades. En la semana del WorldPride2017 dirigimos nuestra mirada a este colectivo en el que los más mayores no se sienten visibilizados.

Leía estos días una tesis doctoral de la trabajadora social Marina García (Vejez y homosexualidad), presentada en la Universidad de Murcia en 2015, y que se ha dedicado al estudio de la vejez y la homosexualidad. Pues bien, decía que la diversidad sexual en la vejez ha aparecido hace bien poco en los estudios sociológicos y han sido las propias personas mayores lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales  quienes han impulsado y traído a la arena institucional, académica y de atención pública este campo de estudio, llamando la atención acerca de la necesidad de reconocimiento en los servicios públicos sobre sus especificidades.

Muchos mayores de hoy no pudieron vivir su identidad sexual cuando fueron jóvenes, pues les tocó una época especialmente represiva.

Precisamente les tocó vivir una época de gran represión durante la dictadura, muchos no se atrevieron a visibilizarse públicamente, por temor a ser apresados o marcados socialmente.  Algunas personas mayores gais y lesbianas mantienen vivo el temor al rechazo vivido anteriormente y evitan relacionarse en público con personas  abiertamente homosexuales.

Además muchos se sintieron apartados en su momento por sus propias familias,  y ahora al ser mayores se encuentran muchas veces más solos, sin pareja, sin pensión de viudedad por ejemplo, sin relaciones familiares e incomprendidos por la sociedad. E incluso, al ser mayores, por su propio colectivo, que ha vivido de espaldas a la vejez y rechazándola.

Ese aislamiento les lleva en muchos casos a sufrir de gran precariedad económica y social.

Hoy día muchos tampoco sienten que puedan vivir de forma natural su orientación sexual e identidad sexual o de género en libertad, por ejemplo, en instituciones como ciertas residencias de mayores.

En este sentido, es verdad que se están viendo poco a poco residencias y centros de día específicos para la comunidad homosexual,  abiertos a todos y donde saben que pueden ser comprendidos y expresarse tal cual se sienten. Pero muchos mayores homosexuales sienten temor a ser rechazadas a la hora de acudir a centros especializados de atención a mayores, a los servicios sociales o a los sanitarios.

Entre las iniciativas sociales de apoyo a este colectivo mayor, podemos destacar, por ejemplo, una actividad del ayuntamiento de Madrid que a finales del pasado mes de abril organizó un ciclo de cine y coloquios en la Cineteca de Matadero Madrid para dar a conocer la situación de las personas mayores LGTB.

Este ciclo ha querido mostrar una realidad poco conocida y han querido poner de manifiesto que las personas mayores LGTB están muy invisibilizadas siendo un colectivo vulnerable y que sufre de especial aislamiento y soledad.

Por otra parte, pionero es el trabajo de la Fundación 26 de diciembre, que ha creado el primer centro de día de toda España destinado a prestar servicios al colectivo LGTB más mayor. Su gestión es participativa y ofrece actividades lúdicas, deportivas, terapéuticas, de alimentación, cuidados especializados por personal preferentemente LGTB.

fundacion26d

El centro está situado en la calle Amparo de Madrid en Lavapiés. Pero esta Fundación 26 de diciembre, hace muchas más cosas. Entre otras, gestiona cuatro viviendas cedidas por el ayuntamiento para poner en marcha unidades de convivencia, formadas por personas LGTB, de carácter intergeneracional, internacional , pioneras en nuestro país. También tienen un programa de voluntariado y numerosas actividades que palían el aislamiento.

En 2016 se presentaba a la sociedad un programa conjunto de Intervención Psicosocial
que contemplaba al tiempo un programa de Atención especializada domiciliaria a personas mayores de 50 años. En 2017 han presentado un programa socioeducativo LGTBI + con personas mayores de 50 años.

Federico Armenteros, Presidente de la Fundación 26 de diciembre reclama recursos específicos que puedan paliar el deterioro, la soledad y su situación de dependencia.

Próximamente publicaremos en este blog una entrevista con su presidente, Federico Armenteros.

La Fundación 26 de diciembre, es llamada así precisamente porque en esa fecha del año 78 se modificó la Ley 16/1970 sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social bajo la que se trató  como delincuentes a muchos homosexuales.

 

 

 

Anuncios

One Comment on “Los mayores LGTB no se sienten visibilizados ni reconocidos”

  1. […] a través de Los mayores LGTB no se sienten visibilizados ni reconocidos — Blog Envejecimiento [en-red] […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s