La polimedicación va en aumento y conlleva muchos problemas para los mayores


Tomar cinco o más fármacos diarios de forma habitual y continuada es cada vez más frecuente en la población mayor. Entre los fármacos más usados están los analgésicos, los antiinflamatorios, los ansiolíticos y los inductores del sueño. España es el segundo país del mundo en consumo de fármacos, según datos de distintos estudios.

El aumento de la esperanza de vida y la cronificación de muchas enfermedades está provocando que la polimedicación, es decir, tomar cinco o más fármacos diarios de forma habitual y continuada, durante más de seis meses, sea cada vez más habitual. De hecho, el 50% de los mayores de 65 años toma una media de nueve medicamentos al día. Para los responsables de la salud superar el límite de cinco medicamentos supone mayor riesgo de efectos adversos y consecuencias negativas en la salud.  Además, se complica si su uso no está indicado o es inadecuado.

Reacciones adversas

La polimedicación favorece la aparición de olvidos, confusiones, reacciones adversas, interacciones, etc. que en última instancia dificultan el cumplimiento del  tratamiento,  disminuyen  su  efectividad,  con  el  resultado  no  deseado  de  aumentar  el  número  de  consultas  e  ingresos hospitalarios. Una parte de esas reacciones adversas producen caídas que desembocan en fracturas de cadera y por tanto producen un elevado grado de dependencia.

Las reacciones adversas a medicamentos son la quinta causa de muerte hospitalaria en la Unión Europea y, de hecho, son las responsables del 5% de todas las admisiones en hospitales, según datos del Sistema Español de Farmacología de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H). Según diversos estudios el número total de medicamentos es principal factor de riesgo para sufrir una reacción adversa grave.

Ante tantos medicamentos, muchas veces es complicado seguir las instrucciones del médico,  y cumplir con la dosificación adecuada, por su complejidad.

Conforme se van añadiendo fármacos, con diferentes dosis y momentos de administración, con recomendaciones específicas para tomarlos con/sin alimentos, etc., va siendo más probable que aparezcan olvidos o confusiones en la toma de los medicamentos. Es frecuente que un paciente visite a diferentes médicos de distintas especialidades, sin informarles de los tratamientos que está siguiendo aun cuando el médico se lo pregunte (porque no se acuerda). Hay personas mayores que no comprenden suficientemente las instrucciones del médico cuando éste cambia su medicación y continúan tomando los fármacos que se han eliminado junto a los nuevos. Además, muchos pacientes se automedican sin tener en cuenta posibles efectos adversos o interacciones de estos fármacos con los que ya está tomando.

Estrategias

En diferentes ámbitos se están poniendo en marcha diversas estrategias de retirada de fármacos, herramientas y programas institucionales para su abordaje. Por ejemplo, las Comunidades Autónomas están desarrollando programas de atención a los pacientes polimedicamentados. Algunas de ellas, en Andalucía, Madrid o en Castilla y León el programa incluye procedimientos para que los centros de salud y las farmacias que lo deseen ofrezcan educación sanitaria, revisión del uso de los medicamentos con el fin de detectar problemas, y entrega de materiales para mejorar el cumplimiento terapéutico, entre los que se incluyen una bolsa para incluir todos los productos que usa el paciente, y un documento de ayuda en el que figura la pauta de cada medicamento. Además en caso necesario se puede preparar un sistema personalizado de dosificación. Un profesional de enfermería valorará al paciente desde el punto de vista social y cognitivo, y también su adherencia al tratamiento.

Mejorar la gestión del paciente crónico en cuanto a polifarmacia y adherencia es una preocupación general y los proyectos, reuniones, y cursos se suceden en estos días. Por ejemplo, el proyecto europeo SIMPATHY (El Clínic acoge una reunión con expertos europeos en polimedicación inadecuada.

La OCU con el apoyo de las onegés nogracias.eu y polimedicado.org ha puesto en marcha la campaña Pastillas las justas.org en la que expresaba que

Ningún medicamento tiene riesgo cero y son comunes los edrrores y los consumos inadecuados, con efectos adversos para la salud.

Pero la seguridad de los medicamentos no depende solo de las Autoridades, los profesionales sanitarios o la industria. También está en tus manos.

Así que lo más importante es llevar un control regular a ser posible con el médico para que el valore la efectividad de los tratamientos y, si es necesario, proceder a reajustar las dosis o sustituir alguno de los medicamentos.

Más información

 

 

 

 

 

 

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s