Las mujeres envejecen solas, los hombres envejecen en pareja


Versión pdf

Antonio Abellán, Rogelio Pujol. Departamento de Población, CSIC

El estudio de las formas de convivencia en hogares muestra que en España envejecer al lado de la pareja (cónyuge o pareja de hecho) es más frecuente entre hombres que entre mujeres. El 70,8% de los hombres de 75 y más años viven en pareja, y el 36,2% de las mujeres de la misma edad viven solas (Encuesta Continua de Hogares, 2013, primera oleada). Son las dos principales situaciones de convivencia. Los hombres nunca alcanzan los niveles de soledad femeninos ni en la vejez más avanzada.

Entre 65-69 años, un 82% de los hombres y un 67% de las mujeres aún viven en pareja (solo ellos o con algún hijo u otra persona), pero esas proporciones disminuyen regularmente según avanza la edad, con un retroceso muy marcado en las mujeres (Figuras 1a y 1b). Al final de su vida los hombres siguen viviendo básicamente en pareja (56,8% a partir de los 85 años, por sólo 14,2% entre las mujeres), por lo que apenas aumenta el tipo de convivencia con otros familiares u otras situaciones, ni la soledad (sólo uno de cada cinco vive en soledad a los 85 y más años).

Figura 1a Formas de convivencia según edad Hombres 2013

Figura 1b Formas de convivencia según edad 2013

Entre las mujeres el patrón es diferente. El descenso de la proporción de las que viven en pareja contribuye al aumento  de las otras formas de convivencia; crecen notablemente la convivencia con otros familiares u otras personas (45,7% a partir de los 85 años) y la soledad (40,1% a esas mismas edades). La posibilidad de que una mujer de edad vuelva a casarse, tras viudez o divorcio, es mucho menor que la de un hombre; según el Movimiento Natural de la Población de 2012, 4.161 varones (viudos o divorciados) de 60 y más años volvieron a casarse por sólo 1.202 mujeres de esas edades; aquéllos se casan normalmente con mujeres de menor edad.

La razón fundamental de estos patrones de convivencia divergentes entre hombres y mujeres es la mayor mortalidad masculina que rompe el hogar formado por la pareja, y deja a la mujer bien en soledad, bien en otras formas de convivencia, con alguna hija (o hijo) u otros parientes, u otro tipo de hogar, sin relación de parentesco.

La institucionalización es otra forma de convivencia fuera del hogar. Vivir en alojamientos colectivos, sobre todo en residencias de mayores, se hace más frecuente con la edad y entre las mujeres (Figura 2). Las proporciones de personas institucionalizadas son aún bajas comparadas con otros países centro y noreuropeos. Un 5,2% de los hombres y un 8,7% de las mujeres de 75 y más años viven en alojamientos colectivos (Censo de Población de 2011); a partir de los 85 años son 9,2% y 14,1% respectivamente. En los años previos a la crisis económica de 2008 el número de plazas en residencias de mayores era creciente, denotando una mayor propensión a esta forma de vida. Con la crisis es posible que se haya detenido tanto el crecimiento de la cifra de plazas como de ocupación.

Figura 2 Personas que viven en institución según edad 2011

Tras la ruptura de la pareja, si ha existido este tipo de convivencia, vivir en soledad, cohabitar con otras personas, generalmente familiares, o ir a institución, depende de planteamientos culturales y familiares (obligación y reciprocidad asumidas por los hijos, deseo de independencia, carga del cuidado en caso de dependencia), razones económicas (coste de la institucionalización, nivel de la pensión, patrimonio familiar),  entorno físico (condiciones del alojamiento familiar, número de habitaciones),  contexto político (desarrollo  de servicios sociales de atención domiciliaria), o de avances tecnológicos (dispositivos que permiten autonomía en soledad).

Enlace relacionado:

Un balance europeo sobre la soledad de las personas mayores (30-9-2014)

arbol-enredHablando gráficamente. Datos estadísticos del blog Envejecimiento [en-red]

Las mujeres envejecen solas, los hombres envejecen en pareja) (25-9-2014)

Figura 1a. – Formas de convivencia según edad. Hombres. España, 2013 [133 kb, formato xls]

Figura 1b. – Formas de convivencia según edad. Mujeres. España, 2013 [133 kb, formato xls]
Figura 2.- Personas que viven en institución según edad, España, 2011 [42 kb, formato xls]

arbol-enredPara citar este documento: Abellán García, A.; Pujol Rodríguez, R.Las mujeres envejecen solas, los hombres envejecen en pareja. Blog Envejecimiento [en-red], 24 de septiembre, 2014. ISSN 2387-1512. Disponible en: https://envejecimientoenred.wordpress.com/2014/09/24/las-mujeres-envejecen-solas-los-hombres-envejecen-en-pareja/

Consulta en Digital.CSIC

Anuncios

6 comentarios on “Las mujeres envejecen solas, los hombres envejecen en pareja”

  1. […] – Las mujeres envejecen solas, los hombres envejecen en pareja (24-9-2014) […]

  2. Interesante blog . Aprendo algo con cada sito web todos los días. Siempre es estimulante poder leer el contenido de otros escritores. Me gustaría usar algo de tu post en mi blog, naturalmente pondré un enlace , si me lo permites. Gracias por compartir.
    psicologos oviedo http://www.carmenfernandezpsicologa.es/psicologas-oviedo-asturias.php

  3. Andrea dice:

    las personas de 80 y más años en el Censo 2011 pertenecen a las generaciones de los años 30. Estas personas han vivido por lo general en parejas estables, asumiendo los roles de género prevalentes de su generación. No podemos esperar que un varón de 80 años, si se queda viudo, “aprenda” a desenvolverse en la vida doméstica con autonomía y, sobre todo, quiera hacerlo. Son más dependientes en cualquier esfera de la cotidianidad. Por el contrario, las mujeres mayores saben y quieren ser autónomas, incluso a pesar de haber cuidado del hogar y del marido toda su vida, cuando éste falta, asumen con mayor naturalidad su soledad y no quieren depender de los hijos (si los tienen). Culturalmente no creo que vayamos a cambiar. Este es un país de régimen familista (Europa del Sur) y en el fondo tenemos muy valoradas las relaciones padres-hijos, por lo que esperamos reciprocidad. Otra cosa es qué sucederá cuando las generaciones más jóvenes, con menor tasa de nupcialidad, mayor tasa de ruptura matrimonial y menor tasa de fecundidad, se hagan longevos, sólos y sin hijos… De cualquier modo, la vejez ni es elegida ni es bienvenida. Es un resultado del crecimiento de la esperanza de vida y ¿qué persona está racionalmente dispuesta a no llegar a vieja? ¡Siempre pensamos que nosotros seremos unos viejos “diferentes” a los demás!

  4. Aproximarnos a la diversidad que genera el proceso vejez-envejecimiento-senescencia, es un desafío complejo para aquellas áreas del conocimiento que no estan coligadas con la gerontología clínica y social.
    Como médico gerontologo clínico y social, yo he desarrollado un modelo posible de como envejecerán las mujeres camino al 2050: pobres, enfermas, solas y con elevado riesgo de aislamiento social.
    Este escenario divergen hacia dos escenarios, uno real y posible, el problema es ¿el cómo?
    Y en este contexto debemos asumir el fracaso del éxito de los sistemas socio-sanitarios, cuyo profundo cambio estructural se hace necesario, ya no desde el paradigma reactivo sino pro-activo, para todos los actores sociales.

    Los “efectos” producidos por la neuro-educación (como nuevo paradigma educativo, a mediano-largo plazo), tiene un gran impacto económico (alto ROI), social y neurocognitivo, además de ser un poderoso neuroestimulante cerebral de la reserva cognitiva. La visión cultural sobre la vejez-envejecimiento-senescencia, tiene atrapados agrandes colectivos sociales. Cómo médico gerontólogo clínico y social considero que, la vejez para muchos no es bienvenida y para otro tanto en una etapa totalmente negada.

    http://blog.diagnostrum.com/2014/01/29/la-gerontoeducacion-como-principal-herramienta-para-el-cambio-social/

  5. La verdad es que el estudio no hace sino constatar la realidad percibida / sentida en nuestro entorno. A los hombres se les hace más difícil vivir en soledad aunque creo que esta tendencia esta cambiando a medida que va cambiando la situación y nivel sociocultural de la población.
    También es verdad que ellos vivien menos sólos… será que soportan peor la soledad no legida? o tal vez habrá otras variables…????


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s