Jubilares: autonomía en comunidad


Javier del Monte Diego / Miguel Ángel Piquet Sanz. Asociación Jubilares

En la Asociación Jubilares tenemos como objetivo la inclusión social de las personas mayores, atendiendo a sus necesidades específicas. Nuestro principal instrumento es la promoción de las comunidades autogestionadas de mayores según el modelo internacional conocido como Senior Cohousing. Este tipo de comunidades favorecen la autonomía personal y la participación social de sus integrantes, y encierran un gran potencial social aún por aprovechar en nuestro país.

El cohousing surge en los años 60 en Dinamarca recogiendo antecedentes tales como las casas de cocina común en Suecia o los falansterios de Fourier. Buscaba reaccionar ante una evolución social y urbanística que fomentaba el individualismo, el aislamiento y la desconexión entre los vecinos y con el barrio próximo. Comenzaron así a formarse comunidades basadas en el establecimiento de relaciones significativas entre los vecinos, lo que condiciona tanto su configuración física como sus modelos de gestión y convivencia. Las comunidades son autopromovidas y autogestionadas y priorizan la cohesión del grupo humano, el mutuo conocimiento y la capacidad de decisión y trabajo en grupo como elementos fundamentales. Físicamente se materializan en conjuntos de viviendas completas alrededor de unas generosas zonas comunes, y la vida cotidiana está orientada a la actividad comunitaria como apoyo al desarrollo familiar y a la educación de los hijos.

jubilares1

La inclusión en la comunidad aumenta la autoestima y el propio sentido de la vida de cada persona

 

En los años 80, también en Dinamarca, algunas personas mayores entienden que el cohousing les puede resultar un procedimiento muy útil para satisfacer algunas necesidades típicas de su momento vital. Nacen las comunidades específicas para mayores o Senior Cohousing. El objetivo: vivir de forma autónoma y en casa. El apoyo de un entorno vecinal conocido y de confianza aporta a la persona mayor en primera instancia una inmejorable oportunidad de actividad y diversión: las opciones de ocio, participación social o intervención en el barrio se multiplican con el apoyo de los compañeros de comunidad. A esta beneficiosa invitación a la actividad se suma el soporte que una comunidad de este tipo supone en momentos de vulnerabilidad, bien sea de salud o emocional. No sólo por las posibles ayudas informales que naturalmente aparezcan, sino que la mera compañía y presencia de ese entorno social conocido ahuyenta la soledad, un gran factor de riesgo en personas mayores que aumenta tanto mortalidad como morbilidad. La comunidad sirve a una mayor autonomía personal.

Estos efectos beneficiosos de la vida comunitaria se matizan con la libertad de elección que aporta la organización en viviendas completas. Así se permite en cada momento decidir si uno prefiere permanecer en su ámbito privado o participar de la actividad común, se tiene tanta privacidad como se desee o tanta comunidad como se desee. En estas condiciones es fácil de entender que la participación en una comunidad aumente la autonomía personal, la independencia vital y la autoestima, ya que la persona se percibe como válida y útil, mantienendo las riendas de su propia vida.

jubilares2

Un jubilar es autopromovido, diseñado de forma participativa y autogestionado por las personas que desean vivir en él

La trayectoria de más de tres décadas en países de Europa y Norteamérica ha terminado por arrojar unas conclusiones comunes y depurar un método claro y ordenado para la formación de estas comunidades: el que el arquitecto norteamericano Charles Durrett denomina “Método Nielsen”. Mantiene las características esenciales de un cohousing, como son la autopromoción y la prioridad del trabajo acerca del grupo humano como previo al desarrollo del emplazamiento físico que van a ocupar (como dicen en Holanda: “Primero se construye la comunidad, y después el edificio”). Un cohousing nunca puede ser promovido por terceros para después ocuparse, pues es el propio proceso de decisión, diseño participativo y gestión desde el origen el que genera los lazos de conocimiento mutuo y confianza que garantizan una comunidad viva, activa e interesante cuando finalmente se muda al edificio construido. Tienen un tamaño típico de entre 15 y 30 viviendas y componen conjuntos abiertos a su entorno social y urbano.

Todo este conocimiento no puede ser desaprovechado, por lo que, tras un intenso trabajo de investigación, hemos formulado el modelo “Jubilar” como adaptación de un Senior Cohousing al marco legal, social, económico-financiero y de atención vigente en España. El proceso de formación de una comunidad implica muchos aspectos diversos (legales, económicos, técnicos, de organización interna…) y son muchas las iniciativas que por falta de referentes claros se han desviado de sus objetivos originales; desgraciadamente en la mayoría de los casos ni siquiera han podido concretarse en resultado alguno.

Un jubilar es, por tanto, una comunidad autogestionada de mayores que viven en un entorno diseñado por ellos mismos. Cuenta además con una previsión de asistencia a demanda, según los principios de la Atención Integral y Centrada en la Persona, que persigue el mantenimiento de la máxima autonomía personal y participación activa del receptor en todas las decisiones que le atañen hasta cualquier grado de dependencia. Para facilitar este objetivo la asociación cuenta con un acuerdo de colaboración con la Fundación Pilares para la autonomía personal.

jubilares3

Presentación a uno de los grupos de interesados

Desde nuestra organización ofrecemos información, asesoramiento y orientación a aquellos interesados, individuales o en grupo, en formar su propia comunidad. Replicando las entidades presentes en otros países fundamos una asociación diseñada para reunir a las cooperativas que se formen según el modelo jubilar, para que puedan aunar conocimientos, experiencias y capacidades.

El senior cohousing, el jubilar, es una estrategia para vivir la etapa de mayor en un entorno vecinal que invita a la actividad, la oportunidad de iniciar proyectos o disfrutar de las propias aficiones en compañía, a disfrutar del tiempo disponible con gente conocida y de confianza, pues han desarrollado juntos su plan de vida y el diseño del lugar donde quieren llevarlo a cabo. Es una experiencia ampliamente probada en otros países, de cuya trayectoria tenemos la oportunidad de beneficiarnos ahora en España.

 

Anuncios

7 comentarios on “Jubilares: autonomía en comunidad”

  1. Carolina Phipps dice:

    Hola! Me gustaría saber si hay comunidades así en Catalunya…
    Muchas gracias,
    Carolina

  2. Rosa Zayas Medina dice:

    Hola!!Esto es lo que andaba buscando y no sabia como contactar con alguien que me informara ..Quisiera seguir teniendo informacion por que me gustaria que este fuera mi futuro ..Gracias

  3. […] al cohousing desde una u otra perspectiva científica. Aparte de algunos artículos como el de Envejecimiento [en-red] y otros, hemos participado en la publicación del libro Community Lover´s Guide Madrid (que […]

  4. Esto es ¡sorprendente! No he leído algo como esto desde hace mucho . Gratificante encontrar a alguien con algunas ideas nuevas sobre este tema. Este blog es algo que se necesita en la red , alguien con un poco de dominio. Un trabajo útil para traer algo nuevo a Internet. Gracias de todos lo que te leemos.

  5. […] Jubilares: autonomía en comunidad […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s