La burbuja de hielo


Vidal García, J. Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local. Universidad de Valencia.

Este artículo es una reflexión sobre la discapacidad desde otro punto de vista. Una colaboración para el blog Envejecimiento en Red desde el área de Trabajo Social.

En primer lugar, nos gustaría defender que más que personas con discapacidad, somos personas con diversidad funcional, es decir tenemos unas aptitudes, talentos o cualidades que nos diferencian para poder ejercitar el funcionamiento de las AVD¹. Es posible regular la plena capacidad jurídica y ciudadana de las personas con diversidad funcional a través de los derechos humanos y restaurar sus valores para promover, proteger y asegurar el pleno derecho a la igualdad y a la dignidad. Esto es, para mejorar su calidad de vida, para conducirles a una vida independiente aumentando el derecho a la inclusión en la educación, en el empleo, en la accesibilidad, etc. Es decir, en el contexto de la sociedad en general y, por lo tanto, mejorando el grado de protección de los derechos que como ciudadanos y ciudadanas tienen.

Los derechos humanos de este colectivo de personas son un buen mecanismo de defensa legal, para mantener la no discriminación y restablecer los derechos vulnerados. Refuerzan los instrumentos y suponen importantes consecuencias, como la visibilidad de estas personas, además de proporcionar herramientas vinculantes a la hora de hacer prevalecer los derechos. Se debe fomentar la diversidad funcional, dentro de la Filosofía de Vida Independiente.

La hipótesis fundamental de este trabajo es igualar condiciones para que todos y todas puedan participar en la vida en sociedad.  Es innegable que los poderes públicos deben formular y aplicar programas, recursos, políticas y acciones orientados a amortiguar las desigualdades físicas y/o psíquicas y lograr que estas diferencias de capacidades no supongan discriminación alguna. La visibilidad de estos colectivos proporcionará que se respeten, reconozcan, tutelen y promocionen con igualdad y sabiduría, pero, sobre todo, con el derecho a tener una vida con igualdad de oportunidades. A partir de estas reflexiones queremos hacer visibles su concepto y evolución, dando paso al nuevo término acuñado como “burbuja de hielo”.

Para nosotros el concepto de “burbuja de hielo” incorpora todos los obstáculos visibles e invisibles que tienen alrededor las personas con capacidades diferentes. Es necesario unificar criterios para que pueda existir un modelo único, donde ser concebido y diseñado. Un razonamiento que nos lleve a un juicio que incluya todos los aspectos que estas personas tienen por sus diferentes circunstancias y capacidades, sin la necesidad de ser aplicados diferentes criterios como ocurre en la actualidad, con el grado de discapacidad, la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia o la incapacidad laboral.

Por otra parte, los derechos humanos de las personas con diversidad funcional, a través de la labor realizada en las esferas del desarrollo social, la no discriminación y las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos y de la Comisión de Desarrollo Social nos aportarán fuerzas para llevar a cabo nuestra misiva. La necesidad de una visión a través de los derechos humanos, donde encontraremos la inadaptación de estas personas debido a las barreras que se acumulan a lo largo de toda su vida; la dignidad humana, la igualdad, la libertad, la mejora de su calidad de vida, la discriminación tanto positiva como negativa, la solidaridad y los procesos que esto pueden conllevar son nuestros valores para promover el cambio.

La terminología utilizada para referirse a las personas con algún tipo de diversidad funcional ha ido variando y evolucionando a lo largo de la historia en forma paralela a las tecnologías de intervención aplicadas y a los procesos de interrelación humana generados socialmente. La asociaciones de estos colectivos, con sus aportaciones, vienen pisando fuerte para que se cambie el concepto y se acepte el de diversidad funcional. Es de vital importancia concienciar a la sociedad en general de no infravalorar a las personas por las distintas capacidades que posean; en algún momento de su vida y en determinados actos es imprescindible su integración. Debe ser una prioridad para el Estado y para la sociedad proteger a estas personas de la exclusión, de la marginación y de toda clase de barreras que les impidan alcanzar una vida plena. Debemos desempeñar el importante papel de reforzar las legislaciones vigentes para disminuir la marginación que sufren y para poder encontrarse fuera de las infraclases que, según considera Tezanos ² (2004) son las manifestaciones más agudas de la marginación.

“La burbuja de hielo” representa los obstáculos visibles e invisibles que tienen alrededor las personas con diversidad funcional, que les hacen imposible la plena integración en la sociedad. Las desventajas que sufren estas personas que se encuentran dentro de “la burbuja de hielo” son debidas a los impedimentos, dificultades y falta de medidas efectivas, que conllevan la desigualdad. Esta es una burbuja infranqueable, ya que es aquí donde se encuentran la desigualdad, la discriminación, los estereotipos, la falta de accesibilidad; que les llevan con frecuencia a la pobreza y a la exclusión. Estas barreras se encuentran a lo largo de la vida, en la educación, en el transporte, en el acceso público y privado, en el acceso a una vivienda digna, en el ocio y tiempo libre, en la autonomía personal, en el trabajo remunerado etc., en definitiva,  en su calidad de vida. Las dificultades en el desplazamiento, por medios de transporte con poca o sin ninguna accesibilidad, la falta de accesibilidad en las estructuras arquitectónicas, la limitación a la diversión, el ocio, la cultura, niegan la posibilidad de una existencia digna, a la que todas las personas tienen derecho. Por lo tanto, nuestro interés se dirige a romper “la burbuja de hielo”.  Esto supondría una perspectiva novedosa a antiguos problemas como la desigualdad, la dependencia, la discriminación, facilitando la mejora en la calidad de vida y, en definitiva, la plena integración social. Es importante eliminar o atravesar esta “burbuja de hielo”, que arrancará estereotipos de estos colectivos, que arrinconará las inadaptaciones y supondrá alcanzar la igualdad en la sociedad.

Entre tanto, las personas con diversidad funcional no se encuentran, ni de iure ni de facto en una situación de igualdad real con las demás personas. Los derechos humanos constituyen cada vez más una herramienta de reconocida eficacia para la equiparación de sus oportunidades.


¹ AVD: “Actividades de la vida diaria, interacción con el medio y dentro de los contextos habituales”.

² Infraclases: “Están formadas por aquellos sectores que se encuentran en una posición social que les sitúa fuera y por debajo, de las posibilidades y oportunidades económicas, culturales, de nivel de vida, etc., del sistema establecido”.

Referencias bibliográficas

Bueno, JR & Pérez, J.V. (2000).  Percepciones de los servicios sociales y representaciones de los trabajadores sociales, en Cuadernos de Trabajo Social, 13.

Bueno, JR & Pérez, J.V. (2002) ¿Cómo nos ven los demás? La cuestión de la identidad de los trabajadores sociales. En Olza, M. y Hernández, J. (comp.). Trabajo Social: (cuestiones sobre el qué y el cómo). Zaragoza, Certeza.

CERMI (2012) Derechos Humanos y discapacidad en España. Informe 2012. Madrid. Cinca.

García Alonso, J.V. (2003) El movimiento de vida independiente. Experiencias Internacionales. Fundación Luis Vives, Madrid.

Pérez, A. (2006) Teoría del Derecho. Una concepción de la experiencia jurídica. Madrid. Tecnos.

Pérez-Cosín, JV. (2003). El Trabajo Social: sus imágenes y su público: La construcción de una identidad colectiva. (Tesis doctoral). Valencia. Universidad de Valencia.

Tezanos, F.J. (2004) La sociedad dividida. Estructura de clases y desigualdades en las sociedades tecnológicas. Madrid. Biblioteca Nueva.

Vidal E.J. (2007) Biotecnología y posthumanismo. Capitulo XV. Navarra. Thomson Aranzadi.

Anuncios

One Comment on “La burbuja de hielo”

  1. David dice:

    Muy bueno el articulo e innovador.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s