¿Qué precisamos ofrecer para que las personas en situación de dependencia puedan vivir bien en su propia casa?


Autores: Juan Sitges, director de la Fundación CASER para la Dependencia Pilar Rodríguez, presidenta de la Fundación Pilares para la Autonomía Personal

¿Está en riesgo el servicio de ayuda a domicilio (SAD)?, ¿cómo coordinarlo con la atención domiciliaria sanitaria?, ¿pueden las familias seguir asumiendo el peso de los cuidados que hoy afrontan?, ¿las prestaciones de la LAPAD son adecuadas?, ¿qué necesitamos saber, revisar e implementar para favorecer la permanencia en el domicilio con calidad de vida de las personas que requieren apoyos?

En los países de nuestro entorno y también en España existe una seria preocupación sobre cómo responder a cuestiones semejantes a éstas. Se trata de conjugar que el suministro de recursos se adapte a las necesidades de atención de las personas que tienen una situación de fragilidad o dependencia, que cumplan criterios de calidad, que sean sostenibles económicamente y que, además, se ajusten realmente a lo que ellas y sus familias desean.

Y sabemos por la investigación desarrollada que estas personas anhelan permanecer en su domicilio y recibir en él las prestaciones que precisan. Existe en este punto coherencia entre este deseo mayoritario de la ciudadanía y las recomendaciones de los organismos internacionales y las propuestas de los expertos y de la comunidad científica en materia de envejecimiento y discapacidad: la casa y el propio entorno como escenarios preferentes de vida y suministro de apoyos.

Sin embargo, lograr el loable objetivo de ofrecer las soluciones adecuadas para que las personas puedan seguir viviendo en casa y experimentar que tienen calidad de vida y que pueden seguir desarrollando sus propios proyectos vitales no parece estar resultando fácil. Se requiere, por una parte, que seamos capaces de crear entornos propicios y favorables, lo que tiene que ver con disponer de viviendas que reúnan condiciones de accesibilidad, adaptabilidad y confort (viviendas para toda la vida) y de favorecer la interacción social y la inclusión comunitaria. Y también tiene que ver con la posibilidad de acceder a productos de apoyo, elementos domóticos, teleasistencia y otras TIC que sean usables y accesibles a las personas con necesidades especiales.

En lo concerniente a la buena atención, existe una percepción generalizada de que es necesario realizar una evaluación crítica y en profundidad de servicios, como el de Ayuda a Domicilio (SAD), que hasta ahora han sido vistos como piedra angular para la permanencia en casa. Se trata de conocer bien sus insuficiencias y corregirlas, planteando las reorientaciones o reformas que sea preciso emprender para desarrollar nuevas vías y soluciones que sean más acordes a una población que es cada día más consciente de sus derechos y más exigente en el ejercicio de su autonomía.

II Jornadas Internacionales de Atención a la Dependencia

II Jornadas Internacionales de Atención a la Dependencia

En aras a facilitar el abordaje de cuestiones como las mencionadas, la Fundación Caser para la Dependencia y la Fundación Pilares para la Autonomía Personal han unido de nuevo sus esfuerzos para organizar, en colaboración con el Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales y la Fundación Vodafone, las II Jornadas Internacionales de Atención a la Dependencia. En ellas se presentarán un conjunto de propuestas innovadoras con las que se intenta ofrecer, de manera integral, las atenciones y servicios que requieren las personas en situación de fragilidad o dependencia que viven en su domicilio. Así, el mundo de la investigación, de las TIC, de vivienda y de las políticas públicas europeas, se darán cita en este Encuentro y en ellas se propiciará el debate enriquecedor con todos los participantes que acudan a las mismas.

Al diseñar el contenido de estas Jornadas hemos pretendido un objetivo clave: ofrecer un espacio de encuentro y reflexión en el que mostrar una variedad de experiencias innovadoras de fuera y de dentro de España relacionadas con la provisión de apoyos que se están proponiendo en el ámbito internacional como idóneos por un triple motivo: Por una parte, porque parecen ofrecer a las personas que requieren apoyos por su situación de dependencia y a sus familias cuidadoras una atención de calidad sin menoscabo de principios como la salvaguarda de su autonomía personal; por otro lado, porque los costes de los sistemas de apoyos y atención integral en el medio comunitario resultan más costoeficientes que los que se prestan en las instituciones; y, finalmente, porque el desarrollo de estos servicios de proximidad tienen gran capacidad de generar riqueza y empleo.

Y como objetivo complementario, también nuestras dos Fundaciones, junto a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), estamos llevando a cabo una amplia investigación para conocer cómo se está desarrollando el SAD en España, qué dificultades presenta para ajustarse a la demanda hoy existente y qué vías de mejora se sugieren cara al futuro por parte de las entidades locales y de los profesionales. Los primeros resultados se darán a conocer en el transcurso de las Jornadas.

Creemos, en fin, que el encuentro que celebraremos en Madrid durante los días 25 y 26 de junio es una cita a tener en cuenta por las instituciones públicas y privadas, los proveedores de servicios, los profesionales y expertos del sector, los movimientos asociativos de personas mayores y con discapacidad, los medios de comunicación y el resto de agentes interesados. Confiamos en que las ponencias seleccionadas suscitarán el suficiente interés para motivar la asistencia a las Jornadas, pero creemos que el éxito de las mismas se logrará sobre todo con las aportaciones de los debates que se susciten en su seno, por lo que animamos a la máxima participación.

Más información en Vivir bien en casa

Anuncios

3 comentarios on “¿Qué precisamos ofrecer para que las personas en situación de dependencia puedan vivir bien en su propia casa?”

  1. Ana Luisa Garrido dice:

    hola, trabajo en ayuda a domicilio, e vivido en primera persona la realidad de los mayores algunos no tienen familia estan completamente solos y otros la familia no se interesa, los pocos que su familia les cuida bien se supone ponen a terceras personas pagandoles que al final solo les atienden bien cuando esta la familia, la ayuda a domicilio cada ves es menos recortan las horas, no conceden a nadie mas ninguna hora aduciendo que no hay presupuesto, mientras hay una larga lista de espera para que conceda la ayuda a domicilio. asi que muy bueno seria poder hacer algo para garantizar a los mayores que vivir en su casa sea la mejor opción.

  2. Rafael Palma dice:

    Congratulaciones por la versión actual de su web (3º entrega),
    Es mucho mas interactiva que el formato anterior

  3. Felicidades Juan Sitges y Pilar Rodríguez por esta acertada reflexión. Lo cierto es que muchas personas "temen" que acabarán viviendo en una residencia geriátrica cuando las estadísticas nos dicen que el 95% de mayores nunca llegará a ingresar en una. Creo que, como sociedad deberíamos potenciar los recursos que permitan que las personas permanezcan en sus domicilios lo máximo posible y, aquéllos que tengan que buscar residencia, puedan encontrar una adecuada a sus necesidades y en la que no noten una ruptura. Creo que nos encaminamos hacia allí ya que es lo que he visto en los diferentes viajes que hemos organizado desde Inforesidencias.com a Suecia, Alemania, Holanda y Francia y de los que he tenido ocasión de hablar con Pilar Rodríguez.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s